miércoles, 17 de abril de 2013

Gunman Chronicles, yo tambien hago MODs ¿los puedo vender?



¿Es tan bueno como el Half Life? No

¿Es tan original como el Half Life? No

¿Es tan jugable como el Half Life? Tampoco





En definitiva, esta claro que ni se acerca al mejor de los juegos de disparos de la década de los noventa y posiblemente de esta primera década hasta que apareció su continuación. Y todo el que quiera ya puede decir lo que le salga de las narices que la realidad es que el Half Life cambió por completo nuestra forma de mirar a los juegos de disparos en primera persona. Pero en el caso de Gunman a pesar de utilizar el motor de HF y de haber salió dos años después, ni por asomo logra revivir lo experimentado con Half Life. El juego no cuenta con la misma jugabilidad, pues se nota una falta de pulido en el la detección de colisiones, y por supuesto que tiene la desagradable costumbre de dejarnos bloqueados en cualquier saliente o esquina con la que nos tropecemos. Esto no resulta un problema grave mientras sucede en nuestro tranquilo avance por el juego, pero la cosa resulta extremadamente desesperante cuando el caso se da en los momentos de combate, pues te quedas atrapado en cualquier sitio y mientras tratas de comprenderlo tus simpáticos adversarios se ensañan salvajemente contigo para que aprendas lo que es bueno.



Aun y así, el juego tiene algunas cosas medianamente buenas (por ser muy optimista), la historia es aceptable, aunque por desgracia demasiado previsible y no logra sorprendernos en modo alguno. Todo empieza cuando somos enviados a un lejano y solitario planeta llamado Banzure Prime como miembro de los Gunman, una especie de ejercito espacial. Con el objetivo de descubrir porque una base científica situada en dicho planeta ha dejado de responder a las llamadas (muy al estilo aliens), por supuesto, todos tus compañeros e incluso tu mismo pensáis que seguramente se deba a que los listillos de esa base se les ha estropeado la radio y pueden ser muy listos pero incapaces de hacer reparaciones tan básicas, así os han mandado a todo un destacamento militar para hacer un cambio de radio y volver a la base (muy estilo aliens). Como cabe esperar, la cosa resulta que la base esta totalmente abandonada y por sorpresa todo el batallón es atacado por unas criaturas con forma de plantas que en un pispas se meriendan a casi todos los soldados incluyendo al aguerrido general que los comanda. Tú y unos pocos soldados lográis tener la suerte de salir por patas del planeta, no sin sentiros realmente mal por haber abandonado a vuestros compañeros.



Mas o menos todo esto nos lo cuenta la pantalla de presentación del juego, cuando por fin nos ponemos a los mandos de nuestro personaje, la historia nos sitúa cinco años después de los hechos acontecidos en Banzure Prime Ahora ya no somos aquel oficial inexperto que huyó del planeta, pues tras haber sobrevivido al primer ataque de los Xenomes y de haber luchado contra ellos durante todo este tiempo aunque con infructuosos resultados pues lo único que se ha conseguido ha sido simplemente enlentecer su avance. A pesar de todo hemos mantenido el rango de comandante y como somos uno de los militares con mayor experiencia contra estos bichos se nos ha encargado la misión más importante de todas, descubrir que hay realmente tras estos alienígenas, pues todo parece indicar que su avance no es errático, sino que parece obedecer a un plan específico. Por lo que se presupone que tras ellos se debe de encontrar una mente superior que los controla.



Así que esa es nuestra misión, viajar al planeta donde se ha detectado una señal que parece indicar que corresponde a los verdaderos responsables de la invasión Xenome. Por supuesto, lo que en un principio parece una misión fácil de cumplir contando con que pertenecemos al ejercito más poderoso del espacio y todo lo demás, acaba convirtiéndose en una pesadilla donde por pura casualidad (y también gracias al guion) acabamos siendo los únicos capaces de poner fin a todo el problema.



La verdad es que el argumento tiene ciertos toques graciosos, pues nos enclava en un mundo muy a los space western. Que realmente a mi siempre me ha gustado desde que tuve la suerte de ver series como los Galaxy Rangers o Sabre Raider (la versión que hizo World Events Productions de Star Musketeers Bismark). Desde entonces siempre me han encantado este tipo de historias, pero por desgracia en Gunman Chronicles, esto solo es explotado en muy pocos momentos y realmente casi podríamos decir que pasa desapercibido.



Como ya os podéis imaginar, al tratarse de un juego de temática de ciencia ficción espacial, no veremos trasladados a diversos planetas e instalaciones en el espacio, por lo cuales iremos avanzando y acabando con todo bicho viviente que tenga la poco adecuada idea de plantarse delante de nosotros. Durante toda nuestra aventura, tendremos que resolver algún que otro problema para poder abrirnos paso hasta llegar a nuestro objetivo final que será acabar con el tipo causante de todo el problema. Podría deciros quien es, pues el misterio se mantiene los veinte primeros minutos de juego y eso contando con que estemos jugando en el mayor grado de dificultad. Porque en caso contrario en menos de cinco minutos te enteras de quien es el culpable de todo este follón.



Ahora pasemos al apartado gráfico del juego. En este aspecto podemos comprobar que se trata del mismo motor del Half Life. Si, es cierto, ha sido mejorado ligeramente y ahora es capaz de mover objetos de gran tamaño, pero en lo que respecta al apartado visual, apenas encontramos diferencias con el juego de Freeman. Incluso, siendo realmente críticos a mi parecer el diseño artístico de Rewolf se queda muy por debajo del creado por los chicos de Valve. También es verdad que hace muuuuchos años que me jugué el half Life, por lo que mis apreciaciones están embellecidas por recuerdos pasados (ya se sabe el dicho de cualquier tiempo pasado fue mejor), es posible, que si volviese a jugarme el half Life, la cosa resultase un poco decepcionante.



Por lo demás, poco se puede hacer con la tecnología de aquellos años, el juego aprovecha al máximo las capacidades de aquellas tarjetas gráficas. El uso de la luz tanto ambiental como cuando se utilizan las armas es bastante llamativo, siempre y cuando tengamos en cuenta su antigüedad. Seguro que más de uno que me lea, recordará los juegos antes de la llegada de las 3D. Y lo espectacular que resultaba el Half Life, el Quake II o Unreal jugándolo con las elitistas tarjetas aceleradoras de 3D de aquellos años.



Otro de los grandes fallos es el diseño de los personajes, resulta desconcertante que todos los gunman sean iguales, vamos pero es que son todos gemelos. Lo mismo sucede con nuestros enemigos que todos son iguales, calcados. El diseño de los monstruos, es correcto, e incluso los dinosaurios tienen gracia (aunque simplemente se trate de aprovechar el éxito del Turok, a mi parecer). Y los androides pues, son eso, androides hacen su papel.



En definitiva, Gunman, es un juego que aprovecha al máximo las capacidades del motor de Half Life, pero que no cuenta con una gran inspiración artística que logre hacerlo parecer un juego propio, más parece lo que originariamente era, un MOD del juego.





El aspecto sonoro es aun más lamentable, la ausencia de una buena banda sonora, hace que la poca inmersión en el juego que ya produce su apartado gráfico se reduzca aun más por la falta de una música adecuada. Si es cierto que los efectos sonoros son más que correctos, pero como toda buena película, si no le acompaña una buena banda sonora, la cosa se queda a medias. Lo único bueno es que ha sido perfectamente doblado al castellano, si es cierto que hubiese estado bien que se le hubiese dado un toque más al estilo western, pero a pesar de todo cumple de maravilla con su objetivo, que es hacernos entender lo que pasa en el juego.



Ahora llegamos al peor apartado de todos, la jugabilidad. En este caso, como ya he dicho antes, se nota la inexperiencia de los creadores. Pues el juego le falta realmente un gran pulido. La detección de colisión es exasperante, te que quedas enganchado en un montón de sitios. El diseño de los niveles es demasiado semejante a los del juego base, pero con la diferencia de que carecen de verdadera gracia, y resultan demasiado repetitivos. Pero hay cosas que si me han gustado, por ejemplo, el uso de las armas. Le han dado algo de gracia, especialmente al lanzamisiles, el permitir el uso de misiles buscadores hace que su manejo sea más cómodo en algunas situaciones. Por lo demás tenemos las mismas armas que en todos los demás juegos, y tratándose de un MOD del Half Life, convertido en juego propio, se hecha de menos un homenaje a la palanca de Freeman.



Después, también esta el poder utilizar un tanque, es divertido ir soltando pepinazos a todo y a todos, pero de nuevo, salta a la luz la deficiencia del MOD. Solo contamos con una fase en la que poder utilizarlo y resulta tan absurdamente lineal y guiada que pierde toda su gracia el ir montado sobre esa bestia de metal.



Lo reconozco, el juego tiene algunos momentos interesantes e incluso emocionantes, pero son tan escasos que se ven completamente eclipsados por la predominancia de momentos insípidos y predecibles.



Bueno, ahora llega el momento de las trampas, en este caso, os diría que realmente su único uso es necesario en el caso de que seas un completo cero a la izquierda a la hora de jugar a estos juegos, por que incluso en la dificultad máxima, el juego no te puede poner en muchos problemas. Pero a lo mejor alguno desea volvérselo a jugar sin dificultad así que para todo aquel masoquista, ahí van los trucos:


Primero tenéis que modificar el acceso directo del juego. Para ello entráis en las propiedades del acceso directo y en donde está el destino del juego, primero lo ya escrito en ese apartado le ponéis unas comillas “ al principio y unas comillas “ al final. Ahora, después del .exe” dejais un espacio y  a continuación escribís:

-dev -console -game rewolf


Con lo que os quedaría mas o menos como en el siguiente ejemplo:

“E:\Juegos\Gunman\gunman.exe” -dev -console -game rewolf


Ahora cuando ejecutéis el juego, al pulsar la tecla º os dará acceso a la consola de comandos del juego siempre que lo hagáis dentro del juego y no en la pantalla de menú.

Cuando abráis la consola de comando podéis introducir los siguientes códigos (recordar que los “:” no se tienen que poner):


/god : Modo Dios

/noclip : Movimiento Libre

/impulse 101 : Todas las armas y munición completa

/notarget: Invisibilidad



Estos códigos os dan objetos:


/give weapon_fists : Da los puños

/give weapon_gausspistol : Da la gausspistol

/give weapon_shotgun : Da la Escopeta

/give weapon_minigun : Da el fusil de Asalto

/give weapon_beamgun : Da el beamgun

/give weapon_dml : Da el Lanzamisiles

/give weapon_SPchemicalgun : Da el chemicalgun

/give ammo_gaussclip : Da munición para la pistola

/give ammo_buckshot : Da munición para la escopeta

/give ammo_minigunclip : Da munición para el fusil de asalto

/give ammo_beamgunclip : Da munición para la beamgun

/give ammo_dmlclip : Da munición para el lanzamisiles

/give ammo_chemical : Da munición para la chemicalgun

/give item_healthkit : Da un botiquin

/give item_armor : Da armadura

/give player_armor : Da armadura

/give vehicle_tank : Da un tanque



Los siguientes códigos os permiten ir al mapa que escojáis.


/map takeoff

/map rebar2k

/map

/map rebar2l

/map meltdown

/map rebar3b

/map highnoon

/map rebar3d

/map frontier

/map rebar3e

/map cinematic1

/map rust1

/map cinematic2

/map rust2a

/map cinematic3

/map rust2b

/map cinematic4

/map rust3a

/map city1a

/map rust4a

/map city1b

/map rust4b

/map city2a

/map rust4c

/map city2b

/map rust5a

/map city3a

/map rust6a

/map city3b

/map rust6b

/map end1

/map rust6c

/map end2

/map rust6d

/map mayan0a

/map rust7a

/map mayan0b

/map rust7b

/map mayan1

/map rust7c

/map mayan3a

/map rust7d

/map mayan4

/map rust7e

/map mayan6

/map rust8a

/map mayan8

/map rust9a

/map rebar0a

/map west1

/map rebar0b

/map west2

/map rebar2a

/map west3a

/map rebar2b

/map west3b

/map rebar2c

/map west4a

/map rebar2d

/map west4b

/map rebar2e

/map west5b

/map rebar2f

/map west6a

/map rebar2g

/map west6b

/map rebar2h

/map west6c

/map rebar2i

/map west6d

/map rebar2j

/map west6e




Bueno pues con estos truquillos imagino que cualquiera podrá pasarse el juego en un pis pas.



Por último ya solo queda explicar mi experiencia con Gunman Chronicles. Realmente la experiencia no ha sido tan decepcionante como cabría esperar. Principalmente a que ya había tenido la suerte de haber probado el juego en el momento que salió al mercado. En ese momento ya me resultó demasiado parecido a Half Life, y por lo poco que jugué, se le notaba demasiado el intento de exprimir la gallina de los huevos de oro. Por aquella época aun tenia muy reciente mi grata experiencia con Half Life.



Ahora que han pasado más de diez años, y sabiendo a lo que me enfrentaba, Gunman Chronicles simplemente ha sido un juego de tiros para pasar el rato y de camino quitarme un poco la resaca de otros juegos más pesados que he estado jugando últimamente. No esperaba gran cosa, y no he encontrado gran cosa. Como conclusión obtengo un juego que me resulta indiferente y del que no he obtenido más gratificación que saber que me lo he terminado.

 

Esto por supuesto significa que es un juego del montón, incluso tendría que dar mis condolencias a todo aquel que en su momento pagó por él. Pues aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y esto sucede con Gunman Chronicles, como MOD, esta muy bien, pues para tratarse de un trabajo de aficionados, el esfuerzo invertido es realmente grande e incluso se agradece el que haya sido perfectamente localizado para nuestro país (imagino que fue debido a que el Half Life parte de su gran éxito en España, fue por su excelente doblaje). Pero cuando lo convertimos en un producto comercial, con la intención de sacarle los cuartos al personal, lo mínimo es hacer un producto de calidad y no simplemente añadirle una cubierta, editarlo en cd y sacarlo al mercado. O por lo menos ya que lo haces hacerlo por poco dinero, algo que por supuesto no sucedió.