martes, 18 de junio de 2013

Max Payne. La realidad seria más impresionante si todos tubiesemos tiempo bala





Tengo que reconocer que este es uno de los mejores juegos de acción que he tenido la suerte de jugar. Se que todo el mundo se lo ha jugado, que hay una segunda parte y una tercera.


Lo se.



Pero como voy algo retrasadillo en eso de jugar juegos de PC, pues ya veis que ahora me lo he pasado de muerte pegando tiros a diestro y siniestro mientras todo se mueve a cámara lenta y las balas silban entorno a mi cual enjambre de avispas mortales.



Además de que la historia es una autentica maravilla. Es como ver una buena película donde tú eres el verdadero protagonista y puedes disfrutar acribillando a todos esos bastardos que han arruinado tu vida.



Seguro que actualmente existen multitud de juegos con unos guiones absorbentes y genialmente desarrollados. No lo dudo y es posible que si sigo jugándome todos los juegos de mi colección, encontraré montones de ellos. Pero hasta la fecha, y hablando únicamente de juegos de PC, que quede claro. Max Payne ha demostrado contar con una de las historias mejor desarrolladas y llevadas en un videojuego.



No es que tenga mucha originalidad, pues es un simple acto de venganza. Pero lo impresionante es como ha sido desarrollado para encajar a la perfección en un juego de ordenador. Y además un juego de acción y violencia desmedida.



Todo ello manejado con una maravillosa maestría y habilidad por parte de sus creadores, Remedy. Es uno de esos juegos que se adelantó a su tiempo, pues por los años en los que vio la luz, los usuarios de los ordenadores no estábamos acostumbrados a este tipo de juegos, y además la tecnología de aquellos momentos no parecía ser capaz de hacer lo que Max Payne no mostraba.



Es posible, que si miramos hacia atrás Max Payne se viese influido por otro de los grandes juegos de finales del siglo XX, juegos como Metal Gear Solid, Tomb Raider o Soul Reaver. Todos tienen ciertos parecidos, un protagonista realmente carismático, una historia llena de intriga y giros argumentales dignos de las mejores novelas. Y un desarrollo en tercera persona que nos permitía poder tener un control total del personaje.



Aunque tengo que reconocer que en la cuestión del desarrollo de los personajes o mejor dicho del carisma de los mismo, Snake sale ganando debido principalmente a que el señor Kojima tiene un don para crear personajes extraordinarios e inolvidables. Además de contar con un presupuesto muchísimo más elevado que el que dispuso Remedy para su segundo y posiblemente mejor juego (el simple hecho de que el diseñador tuviese que ser el propio modelo en que basar a Max, dice mucho del escueto presupuesto). Pero a pesar de todo Max es un gran personaje de los videojuegos, y todo ello gracias no solo a que sea el protagonista de uno de los mas espectaculares juegos de principios de este siglo (que lo es) sino además gracias a la impresionante historia en la que es el protagonista absoluto.



Pero hablemos un poco de la historia que encontramos en Max Payne. Como buena película de cine negro o una gran novela policiaca, la historia nos muestra los momentos finales de la historia, diciéndonos que todo a terminado, pero que si queremos comprenderlo todo, debemos hacer un flashback hasta el punto donde todo comienza.



Nos ponemos en la piel de un detective de la policía de Nueva York, el cual tres años antes y por una terrible broma del destino ve como toda su vida queda destruida en un minuto neoyorkino. Pues su casa es asaltada por unos tipos chutados hasta las cejas con una nueva droga de diseño que esta asolando las calles de la gran manzana, Valkyr. Estos pobres desgraciados acaban con la vida de la mujer y la pequeña recién nacida de Max. Por supuesto, esto sirve como fase de entrenamiento para irnos acostumbrando al manejo del juego. Además, en un principio no comprendemos ciertos sucesos que acontecen durante esta parte, pues nos dan ciertas pistas que por desgracia no lograremos entender, hasta que lleguemos a un determinado momento en la historia, mucho más adelante y que por supuesto en ningún momento podríamos llegar a su poner.



La cuestión es que tras ver como la droga a sido la causa de que toda la vida de Max se fuese por el retrete, nuestro héroe decide que ya que lo ha perdido todo, pasarse a la DEA e introducirse en la mafia para lograr acabar con el tráfico de Valkyr y encerrar a los verdaderos responsables de la muerte de su familia.



Pero algo pasa, y la tapadera de Max finalmente es descubierta, la mafia sabe quien es Max y quieren acabar con él. Por lo que pronto nos vemos metidos en una lucha a vida o muerte en la que nuestro protagonista debe enfrentarse a la familia mafiosa más poderosa de la ciudad y si por ello no fuese suficiente, la policía le sigue la pista pues le acusan de haber matado a su agente de contacto y mejor amigo en la DEA. Pues con la muerte de Alex Balder, nadie sabe que Max realmente es un policía infiltrado (a excepción de los mafiosos, y eso no solo sirve para que quieran matarte), por lo que todo el mundo piensa que Max es un simple matón que busca venganza y esta acabando con todos los mafiosos que se le ponen por delante. En esta situación, necesita encontrar pruebas que demuestren que él es realmente un policía, que a todo el que está matando es únicamente en defensa propia y que es inocente del asesinato de su amigo Alex.



Por supuesto, esto solo es la punta de un iceberg mucho, pero que mucho más gordo. En donde no solo está implicado una familia de mafioso, también encontraremos aliados inesperados como unos rusos desbocados y adictos a las explosiones. Y más de un enemigo sorprendente e insospechado. Todo ello mientras recorremos los peores suburbios de la ciudad de Sinatra, acosados en todo momento por la policía que se ve incapaz de poder detener nuestro reguero de cadáveres que dejamos tras nuestros pasos.



Pues poco a poco vamos descubriendo que los mafiosos simplemente son un medio para poder distribuir el Valkyr. Esta droga de diseño resulta ser el resultado de una droga experimental para el ejercito estadounidense. Pero que como en todos los casos de este tipo, la droga no causa los efectos deseados, pues convierte a sus usuarios en descerebrados e incontrolables asesinos. 


Por lo que, tras comprobar que no funciona, el estado retira los fondos para el proyecto y deja a sus creadores con el culo al aire. Entre ellos está la científica que lidera el proyecto, una bruja fría y despiadada llamada Nicole Horne, la cual, como todos los científicos locos no está dispuesta a hacer borrón y cuenta nueva. Sino que la señora, sabedora del potencial que tiene su creación decide introducirla en el mercado local, para ello, cuenta la familia mafiosa Punchinello. Que se convertirá en el socio distribuidor de la señora Horne. Por supuesto, una droga de las características del Valkyr y con la red de distribución de la mafia se convierte rápidamente en una de las más vendidas en el mercado negro.



Esto produce tantos beneficios, que la señora Horne pronto vuelve a tener a su disposición un presupuesto mucho mayor para seguir con sus experimentos y de camino crear uno de los emporios farmacéuticos más importantes del mundo. Por supuesto, esto no lo hace sola, pues los restantes miembros del antiguo proyecto militar, también se suben a carro del dinero fácil. Estos tipos conforman una sociedad secreta llamada el Circulo Interno y manejan los hilos de la política de la ciudad desde las sombras. Solo cuando la cosa se desmadra, es decir, en el momento que Max decide tomar las armas es cuando estos señores deciden que la cosa ha ido demasiado lejos. Lo que sucede es que todos estos tipos tienen vicios demasiado oscuros que Horne se ha asegurado de controlar para poder chantajearles y mantenerlos bajo control.



El Circulo Interior esta liderado por el señor Alfred Woden, el cual, ha visto el potencial destructivo de Payne. Por lo que aprovecha la oportunidad para darle pequeñas ayudas que le hagan ganarse su confianza para poder llevarlo hasta su terreno, donde exponerle las verdaderas razones de Horne y proponerle que sea Max el brazo ejecutor del Circulo Interno, de este modo con la destrucción de la dama de la muerte, el Circulo queda libre de ella y le promete que se ocuparán de que Max quede libre de todo cargo.



Por supuesto Max, poco a poco ha ido atando cabos (como buen detective de policía) y comprende que la muerte de su familia fue premeditada y no simplemente una mera casualidad. Su mujer trabajaba como ayudante del fiscal del distrito y accidentalmente tuvo acceso a ciertos datos sobre el proyecto Valkyr. Por lo que Horne tenia que acabar con ella para evitar que se filtrasen más datos. Además Max no es fácil de engañar y sabe que las promesas de Woden son realmente una mera falacia, lo que desea este tipo es que Max lo destruya todo y el salir indemne, lo que no sabe es que Max ya ha decidido acabar con todo sin importarle las consecuencias de dichos actos.



Todo esto lo iremos descubriendo tras tres largos niveles divididos a su vez en unos cuantos capítulos que nos llevarán como una buena novela al desenlace con el que empieza todo. Como he podido descubrir toda la historia esta perfectamente desarrollada, es tan sencilla pero a la vez tan complicada que no deja cabos sueltos y los pocos que quedan por dilucidar, parece dejados de manera premeditada para posibles secuelas. Se que hay dos partes más de Max Payne, pero por lo que he podido leer (todavía no ha llegado el momento de jugarlos) no logran el mismo efecto que esta primera parte. Por lo que hasta que no me los juegue no puedo afirmar si siguen la línea argumental o simplemente se limitan a ser esas secuelas que olvidan todo lo anteriormente dicho.



Ahora hablemos del apartado gráfico del juego. Realmente es una verdadera pasada, el juego utiliza texturas fotorealistas (para aquellos años) que lo convierten en un verdadero espectáculo gráfico. El diseño de los escenarios, de modelado de los personajes, las explosiones, los disparos, los agujeros de balas que adornan todo el escenario después de que Max haya abatido a todo el mundo. Todo esta perfectamente integrado en el juego, simplemente te quedas fascinado de ver como las balas pasan a tu alrededor mientras todo se mueve a cámara lenta y tus enemigos caen uno a una abatidos por tus mortales disparos. Quizás falle un poco en el aspecto más brutal del juego, algo comprensible pues en aquellos momentos todavía se pensaba que los videojuegos son cosas de niños pequeños, algo que puedo asegura que Max Payne no lo es. El fallo está en que realmente no se ven los terribles efectos que causan los disparos en los cuerpos de nuestros enemigos, imagino que esto se evitó para tratar de no sufrir las mismas críticas que el juego de Raven, Soldier of Fortune, donde podíamos apreciar en todo su dramatismo los terribles efectos que tienen sobre el cuerpo humano las armas de fuego.



Otra de las cosas que se hecha de menos con respecto a los juegos actuales, la falta de destrucción del entorno, si es verdad que muchos objetos (especialmente cajas) son destructible por los disparos y las explosiones, pero la mayoría del entorno tiene la asombrosa capacidad de soportar el fuego sin más efectos que quizás el cambio de textura por una que asemeje haber recibido balazos. Especialmente los vehículos que parecen no verse afectado por las balas.



Por lo que respecta al sonido, pues el juego tiene una excepcional banda sonora que acompaña en todo momento, incluso en determinados momentos se adapta a ciertas situaciones volviéndose más activa en momentos de mucha acción o más dramática en momentos de tal índole. En el apartado de localización el juego está perfectamente doblado al castellano, la interpretación de los dobladores es realmente buena haciendo que nos sintamos aun más identificados con nuestro protagonista. Todo un logro para principios de este siglo.



Y ahora el momento culminante, la jugabilidad. Realmente es extraño encontrar un juego donde todo parece estar bien o incluso mejor. Y Max Payne en este apartado sobresale aun más si cabe. Todo el desarrollo del juego va a las mil maravillas, es un placer recorrer los escenarios del juego pegando tiros a diestro y siniestro mientras en los momentos mas complicados activamos el tiempo bala y la escena pasa ha convertirse en una película de John Woo a la que le aplicamos los efectos de Matrix. Ademas el juego nos plantea la posibilidad de utilizar multitud de armas, desde disparar con una pistola en cada mano o llevar dos pequeños y mortales subfusiles que riegan la escena de incandescentes balas mientras vuelas por lo aires y ruedas por el duro hormigón. Pasando por el uso del mortal fusil de asalto M4 o descerrajando tiros con una escopeta de repetición. Además de contar con el divertido lanzagranadas o los peligrosos cocteles Molotov. Pero de nuevo el juego tiene ciertas pegas en su jugabilidad, nada serio, pero pegas a fin de todo. Lo principal es ciertos errores en la cuestión del lanzamiento de objetos, los cuales tiene la indeseable costumbre de golpear en la esquina más cercana y volver hacia nosotros. O simplemente explotar en dicha esquina y hacer que nos comamos todo el daño que estos objetos causan (vamos las granadas y los molotov). Después está el hecho de que casi todos los objetos no se pueden destruir, lo cual significa que una simple barandilla de madera es capaz de absorber sin inmutarse un cargador completo de balas del 5,56mm. Por no decir que las sillas de madera o las cajas de cartón son los mejores sitios donde parapetarse en un tiroteo. Además, después está la cuestión de que la cobertura (en este juego todavía no se había desarrollado lo del Gears of War), es decir ponerte detrás de algo para que no te cosan a tiros no siempre es sinónimo de salvación, pues algunas veces las balas lo atraviesan sin razón alguna. Es cierto que son pegas nimias y ridículas si tenemos en cuenta todas las grandes bondades que tiene el juego, pero a fin de cuenta son fallos que existen y que se deben de tener en cuenta.



Aunque no creo que ninguno de estos haga sombra a una jugabilidad a prueba de bombas, y realmente buena, donde se demuestra que si se hacen las cosas bien todo puede ser introducido y aplicado (quien iba a decir que se podía juntar a John Woo con Matrix y que todo quedase tan bien).



Ahora llegamos al momento de los trucos.


Sé que nadie los usa y que todo el mundo juega sin ellos, pero como nota anecdótica aquí los dejo para que sepáis cuales son:


La verdad es que introducir los trucos en este juego es algo complicadillo, primero debéis activar el modo desarrollador, para ello, es necesario modificar el acceso directo que crea el juego.

Esto se hace de la siguiente manera, sobre el acceso directo accedéis a sus propiedades desde el menú emergente que surge cuando hacemos un clic derecho sobre dicho acceso directo.

Vamos a la pestaña de acceso directo de la ventana de Propiedades.


En el campo de Destino, escribimos los siguiente: -developer” dejando un espacio entre lo que ya haya escrito y esto que he indicado. Quedando más o menos como os lo dejo en el ejemplo:

"E:\Juegos\Max Payne\MaxPayne.exe" -developer"


Debéis respetar todo incluso las comillas. Pues todo es necesario para poder activar el modo desarrollador.


Una vez hecho esto, en el juego deberéis entrar en la consola para poder introducir los códigos, para ello, por defecto se usa la tecla F12. Los códigos se introducen sin los (:)


Los códigos son los siguientes:

getallweapons : Todas las armas y analgésicos.
getinfiniteammo : Munición ilimitada.
noclip : Atravesar paredes.
noclip_off : Atravesar paredes desactivado.
coder : Modo debug, con el que podrás comprobar todos los errores del juego. 
god : Modo dios.
mortal : Desactivar modo dios.
getbullettime : Rellena el tiempo bala.
showfps : Muestra el número de imágenes por segundo.
getpainkillers : Obtienes 8 analgésicos.
 c_addhealth ( 100 ) : Obtienes 100 de vida
jump10 : Saltar más, si ponemos un 20 saltaremos mucho más y si pones un 30 pues ya sabes saltas mucho más. 
SetWoundedState : Caminas como si estuvieras herido. 
SetNormalState : Caminar normal. 
MAXPAYNE_GAMEMODE->GM_SENDENDOFGAMEMESSAGES( ); : Ver el final secreto.

También hay códigos para pasar las fases y obtener objetos:

Niveles
Objetos.
startup_level
GetBaseballbat
Tutorial
GetBeretta
end_combat
GetBerettaDual
part1_level1
GetDualBeretta
part1_level1b
GetDesertEagle
part1_level2
GetSawedShotgun
part1_level2b
GetPumpShotgun
part1_level3
GetJackhammer
part1_level3b
GetIngram
part1_level4
GetIngramDual
part1_level5
GetDualIngram
part1_level6
GetMP5 es lo mismo que el Colt Commando.
part2_level0
GetColtCommando
part2_level1
GetMolotov
part2_level2
GetGrenade
part2_level2b
GetM79
part2_level3
GetSniper
part2_level4
GetHealth
part3_level1
GetPainkillers
part3_level2
GetBulletTime
part3_level2b

part3_level3

part3_level4

part3_level5

part3_level5b

part3_level6

part3_level7





Bueno pues estos son los códigos que necesitáis para los Trucos, aunque nadie los use.

Finalmente queda decir que la experiencia obtenida con Max Payne ha sido completamente satisfactoria, realmente y sin lugar a duras puedo decir que se trata de uno de los grandes juegos de la historia. Tanto por la historia como por la jugabilidad. Aunque en mi afán de poder encontrar todos los secretos del juego, eso de tener que volvértelo a jugar en todos los niveles de dificultad para poder ver el final secreto, que puedo asegurar que realmente no satisface con respecto al sacrificio que pide, realmente el juego es extremadamente complicado pasárselo en el último nivel de dificultad. Si es verdad, que el hecho de tener varias dificultades alarga la vida del juego, que ya de por si es larga. Pues sus veintidós fases son más que suficientes para tenernos pegados al ordenador unos cuantos días o incluso alguna semanita si no le ponemos mucho interés (algo realmente difícil).


Como muchos otros juego, Max Payne lo intenté jugar en el momento que vio la luz aquí en España, pero al igual que muchos otros quedó relegado al olvido. Tras unos años, de nuevo volví a intentarlo, pero en aquellos momentos el PC había quedado relegado a simple herramienta de trabajo y la PS2 hacia estragos en mis momentos de entretenimientos. Es ahora cuando por fin he podido disfrutar de esta maravilla y comprender que me estaba perdiendo una de las mejores obras del mundo de los juegos informáticos.



Tras acabármelo, puedo asegurar sin temor a equivocarme que volvería a jugármelo cuando pasen unos años y si todavía tengo a mano un ordenador capaz de utilizar Windows XP.



Pues me ha gustado mucho, es un gran juego, con una capacidad de adicción endiablada, una jugabilidad extraordinaria y una historia magnífica. Espero que las entregas posteriores como mínimo no sean mucho peores que Max Payne, pues esperar que mejoren la primera entrega es demasiado difícil.