jueves, 26 de septiembre de 2013

Return to Castle Wolfenstein, como volver al primer Wolfenstein pero como mejores gráficos.


Bueno, de nuevo tengo entre mis manos uno de eso juegos que todo aficionado a los juegos de disparos en primera persona (alias Shooters) debería de haberse jugado.


Este es otro de esos juegos que por hache o por be, quedó relegado a la espera de que en algún momento tuviese tiempo para jugármelo. Por supuesto, de eso hace ya doce añitos.


Por suerte hace mucho menos logré hacerme con la edición especial de este juego. Si, si es uno de esos primeros juegos que contaron con una edición diferente pensada para los coleccionistas. La verdad es que yo no tenía constancia de dicha edición hasta ahora y por supuesto no dudé en hacerme con ella.



Bien, hablemos primero de la edición especial en si. En lo que respecta al juego, la cosa no varía salvo por el hecho de que instalado tiene el rimbombante título de Return to Castle Wolfenstein GOTY (o lo que es lo mismo Juego del Año). Aunque la verdad es que parece tener ninguna diferencia con el normal (incluso tuve que descargarme las última actualización del juego).

Por lo que a mi entender, el juego es el mismo con la única diferencia que le han puesto el GOTY, y ya que en la mayoría de revistas especializadas su puntuación es realmente buena, podríamos decir que merece dicho título.



Pero siguiendo con lo que nos trae esta edición; no es como ahora que las ediciones especiales suelen añadir material adicional descargable y exclusivo, alguna figura de coleccionista o un libro de ilustraciones, aunque es posible que eso se diese en la edición origina, no en la española, (pero he estado investigando por internet y no parece que haya diferencias entre las extranjeras y la nuestra aunque si es cierto que existe una edición coleccionista pero poco se sabe de ella). Las únicas cuestiones que diferencia la edición normal de la especial es algunos valores añadidos.

Unos cuantos fondos de escritorio.

Unas ilustraciones de lo diseños de personaje.

Unas tiras cómicas (en perfecto inglés).

Unas cuantas capturas de pantalla (para que nos vayamos haciendo una idea de lo que vamos a ver en el juego).

El programa WolfRadient Level Tools, programa para diseñar nuestros propios niveles del juego, también en inglés (y con la coletilla de no contar con soporte técnico, por lo que se ve la cosa debe de ser más complicada de lo que parece y dejan claro que no tienen intención de ayudar a nadie).

Tres videos muy cortitos de como se hizo, el avance para el E3 del 2001 y el avance del Star Trek Elite Force II (por supuesto todo en ingles y sin ni siquiera subtitulado)

Las demos de Star Wars Jedi Knight II; Jedi Outcast (juego que ya he comentado en este blog) y Soldier of Fortune II; Double Helix (un juego que ya me jugué en su momento, realmente bueno y que posiblemente vuelva a jugármelo).
 Y quizás lo más interesante de toda la edición, el Wolfenstein 3D original y el primero de la saga de juegos de disparos en primera persona de ID Software (aunque sobre esto se podría discutir largo y tendido). Aunque se queda como una mera anécdota, pues no es compatible con Windows XP. Ya que cuando vio la luz este juego, el sistema operativo común era Windows 98.

Con estos añadidos es lo que encontramos de diferente entre ambas ediciones del juego. No es que sean muchas, pero teniendo en cuenta que la moda de las ediciones especiales todavía estaba por llegar, es un pequeño comienzo.

Hablemos un poquito de que va la historia del juego. La verdad es que este Return to Castle Wolfenstein, es como volver a empezar con el juego pero con mejores gráficos. La historia es la misma o por lo menos casi la misma que con el primero juego. La única diferencia es que en esta además se ha implementado la magia y el terror.



Pero empecemos por el principio, todo comienza cuando dos agentes de los aliados pertenecientes a una división especial de los servicios secretos llamada O.S.A. (Oficina de Acciones Secretas), no es que yo no sea partidario de usar el castellano para todo, pero a veces encima de ser una traducción bastante libre pues originalmente el departamento en cuestión es O.S.S. (Office of Strategic Service, vamos Oficina de Servicio Estratégico) aquí se ha dado el mismo caso que con los nombres de las películas en castellano.

Bueno, pues estos dos agentes son capturados y llevados a las mazmorras del Castillo Wolfenstein para ser interrogados sobre su misión. Nosotros somos B.J. Blazkowicz, el agente número dos. El agente uno (del cual no se sabe su nombre) ahora yace electrocutado en la mesa de tortura de los nazis.


Por suerte para nosotros por un descuido de uno de nuestros guardianes logramos dejarlo fuera de combate y poder escapar de nuestra lóbrega y solitaria mazmorra. A partir de este momento todo va sucediendo de manera parecida a lo acontecido en el juego original.

Nos veremos obligados a tener que escapar del Wolfenstein para tratar de regresar a casa. Pero la diferencia generacional es la que hace que las cosas cambien, mientras que en el primer juego todo se desarrolla en tres escenarios. Las nuevas tecnologías y un proyecto argumental mucho más ambicioso, permite que el juego no se vea relegado a las bóvedas de Wolfenstein, sino que ahora vamos a disfrutar de una verdadera aventura bélica y de terror.

Pero sigamos, tras lograr escapar del castillo de manera extraordinariamente fílmica, por medio de un teleférico que conecta el inaccesible castillo con el pueblo Wulfburg, situado en la falda de la montaña. Allí contactamos con el grupo de la resistencia alemana llamada Círculo de Kreisau (un grupo que realmente estuvo luchando como resistencia civil a Hitler). Estos aliados nos informan de que algo extraño esta sucediendo en unas ruinas cercanas al pueblo. Algo que no debe de sorprendernos pues nuestra misión era informar sobre las desconocidas actividades de la sección paranormal de la SS a cargo del infame Heinrich L. Himmler.


Así que no lo dudamos ni un segundo, tomamos de nuevo las armas y nos disponemos a recorrer las laberínticas calles del Wulfburg mientras vamos eliminando de manera sistemática a todo nazi que tenga la estúpida intención de detenernos. Por el camino vamos escuchando ciertas conversaciones sobre sucesos escalofriantes acontecidos en las catacumbas que rodean las ruinas a las que nos dirigimos. Que casualmente parece que desde hace años son utilizadas por sectas ocultistas para hacer cosas nada buenas.

Por supuesto una vez nos adentremos en las catacumbas (por si alguien dudaba que no lo fuésemos hacer), descubriremos que los muertos no parecen estar muy conformes con eso de quedarse quietecitos y estos han empezado a moverse y resultar extremadamente peligrosos. Lo bueno es que no distinguen entre nazis y aliados, por lo que en más de una ocasión estos muertos inquietos harán el trabajo por nosotros, ahorrándonos munición y esfuerzo. Pero no todo va a ser bueno, debido al terror que causan entre las filas alemanas, los soldados no son muy efectivos matando zombis (algo que no les sucede cuando tienen que dispararnos a nosotros, que entonces su puntería se vuelve de lo mas precisa, que casualidad), lo cual significa que tras su muerte, nos dejan la intranquila labor de tener que eliminarlos nosotros mismos. Con lo que se ahorran balas, pero siguen dando algún que otro sustito.



Bueno, quizás sea este el momento oportuno de hacer una pausa sobre la historia y hablar sobre la introducción cinemática del juego (que para aquellos años resultaba una auténtica pasada gráfica). En ella podemos ver que todo se remonta a finales del siglo octavo. Donde un hechicero llamado Simón El Vagabundo (nombre que he descubierto en internet, pues en el único momento en el que sale este señor es en la presentación y no se dice su nombre en ningún momento, por lo que espero no haberme columpiado con eso de ponerlo), debe hacer frente a un aterrador guerrero llamado (casualmente) Heinritch I. Este oscuro guerrero parece tener tenebrosos poderes a los que nadie puede hacer frente y Simón solo logra encerrarlo en una prisión mágica hasta que el destino dicte su liberación.


Una vez aclarado esto, seguimos con la historia.


Volviendo a la Segunda Guerra Mundial, y volviéndonos a meter en las botas de de Blazkowicz, que ahora comprende que los informes se quedaban cortos y que todo lo que se creía que eran meras locuras de unos fanáticos nazis, son totalmente una realidad. Parece ser que la sección paranormal de la SS, esta tratando de poner en marcha dos proyectos secretos llamados Supersoldado y Caballero Oscuro (por supuesto no pienso contaros nada de ellos, si queréis saber más tendréis que jugaros este apasionante juego). 



Más o menos estos son los primeros pasos que iremos dando por esta impresionante nueva adaptación de Wolfenstein 3D. La historia nos llevará por unas cuantas localizaciones bastante representativas de todas las películas bélicas de gran éxito. Viajaremos por varias bases secretas de investigación siguiendo los pasos del amoral científico y general Wilhelm “calavera” Strasse, responsable del proyecto supersoldado y creador de ciertos engendros cibernéticos armados hasta los dientes. Por supuesto, seguir a este terrorífico nazi significa tener que hacer frente a dichas creaciones y demostrarle que al supersoldado nadie tiene que crearlo…


¡¡Nosotros somos el supersoldado!!(y porque no me llamo Chuck No… bueno dejémoslo).


Después de cargarnos con mucho esfuerzo y montón de munición al primero de los supersolados nazis (si alguno esperaba que fuese uno solo, lo lleva claro). Debemos volver para informar, no sin antes llevarnos toda la información posible sobre el armamento de cohetes, armas y demás tecnología ultramoderna que los nazis han estado desarrollando.



En cierto modo, la tecnología de los misiles atómicos de la guerra fría proviene de científicos alemanes que fueron redistribuidos entre las potencias vencedoras de la segunda Gran Guerra (o por lo menos eso es lo que se dice, quien sabe, adoro las teorías de las conspiraciones ocultas).


Ahora que ya hemos terminado el primer problema queda el segundo y más complicado hacer frente a la división paranormal y sus criaturas de ultratumba. Esto nos obligará a regresar a Wolfentein, donde tendrá lugar el ritual de liberación de Heinritch I (algo que a nadie debe de sorprender después de ver la introducción del juego, así que nadie me tache de fastidia películas). Solo deciros que aquí tendremos que hacer frente a toda la artillería restante de la división paranormal y después decirle un par de cosillas a ese caballero oscuro de porque no nos parece bien que trate de volver a sumir el mundo en la oscuridad.


Bueno, hasta aquí más o meno es lo que resume la historia de la nueva adaptación de Wolfenstein. En cierto modo, la historia es la misma, con la diferencia de que esta vez nuestro enemigo es Himmler o mejor dicho dos generales ficticios de la SS y el terrible guerrero oscuro que nos es presentado al principio. Si es verdad que vuelven a aparecer los monstruos cibernéticos y todo el escenario esta lleno de soldados alemanes. Pero la diferencia generacional permite poder viajar a otras localizaciones que hacen la experiencia mucho más variada.



Hablemos posiblemente de el apartado que más destaca entre la versión original y esta nueva adaptación, los gráficos. El juego hace gala de utilizar el motor del Quake III Arena, o como la final fue conocido como ID Tech 3. La verdad es este apartado exprime toda la potencia que dicho motor permitía. Llegando a una calidad extraordinaria en cuestiones de texturas, edificios, vehículos y modelado de los personajes. Aunque ya iba dando muestras de desgaste pues juegos de aquellos mismos años, tales como Max Paine o Blade; The Edge of Darkness demostraban una calidad gráfica muy superior a la tecnología de ID Software. Aun y así, no puedo evitar quedarme maravillado cuando hace acto de presencia el lanzallamas. El manejo del fuego es una verdadera muestra del potencial que tenia el tercer motor gráfico de ID.


Como bien digo, este es otro de esos juegos que gráficamente pueden parecer realmente pobres a los jugadores actuales, pero si lo miramos con la perspectiva de principios de siglo, la verdad es que resultaba muy impresionante y solo era superado por verdaderas obras de arte gráfica, como el juego de Rebel Act o el de Remedy Entertainment.



El diseño de los no muertos, de los Loper o los supersoldados, el diseño de los soldados nazis y por supuesto lo bien implementadas que estás las armas, especialmente el lanzallamas (genial de verdad, no creo que en aquellos años nada tan logrado se hubiese conseguido en los videojuegos) o la Tesla, también muy lograda en sus arcos voltaicos. 


En el apartado sonoro, ni que decir tiene que la banda sonora es toda una maravilla, tanto los temas melódicos que hace que nos sintamos inmersos en una película bélica y de espías. Unido a todo un elenco de efectos especiales sonoros extraordinarios. Principalmente el hecho de que incluso se escuchan los pasos de todo aquel que se encuentra los suficientemente cerca para poder oírlo.



En este caso, lo más destacable, es la más que adecuada traducción a nuestro idioma. Cierto es que no se ha podido evitar el tópico de darle el acento alemán a los nazis (algo que en algunos momentos puede quitarle cierta carga emotiva por ser algo cómicos). Pero a pesar de todo nos permite comprender todo lo que sucede en la historia y además nos evita tener que estar leyendo los subtítulos en esos momentos tan inoportunos cuando las balas silban a nuestro alrededor y todo queda ensordecido por las explosiones. Es en esos momentos cuando agradeces el doblaje y si encima es bueno ¿qué más se le puede pedir?


En el aspecto de la jugabilidad, a pesar de tratarse de un juego desarrollado por otro estudio bajo la licencia de ID. La verdad es que llegó de la mano de Gray Matter Studios. Para los que no les suene de nada, se trata de los creadores de dos grandes del género Kingpin: life of crime y Redneck Rampage. Y que actualmente la mayoría de sus miembros forman parte de Treyarch. Es extraordinariamente buena, a fin de cuentas viendo su evolución de estudios es normal que el juego esté bien desarrollado. 


Con estos padres, es lógico esperar encontrarnos ante un juego con una jugabilidad a prueba de bombas. Y la verdad es que si, el juego fluye de manera perfecta y en muy escasos momentos podremos sufrir los más que comunes atascos con esquinas u otros obstáculos del entorno. Pero a pesar de todo tiene ciertos fallos, no muy graves, pues en ningún momento reducen la diversión pero si algo frustrantes hasta que te adaptas a ellos. El más destacable es el uso de los scripts y con ello la generación de soldados que en ningún momento estaban cuando pasamos. Normalmente, esto es algo de uso cotidiano en los juegos de este género. Se suelen activar tras lograr un objetivo determinado, obligándonos a hacer frente a nuevos enemigos mientras retrocedemos en nuestros pasos. Pero a veces, simplemente significa que salgan soldados a tu espalda sin razón alguna. Lo normal en estos casos es acabar criando malvas después de que te abran unos cuantos agujeritos en tu espalda (si lo has puesto en dificultad machote, claro). Y teniendo que recurrir a la última partida guardada, ahora que ya sabemos que tras cierto punto aparecen soldados en nuestra supuesta desprotegida retaguardia, solo tenemos que adelantarnos y darles una buena cantidad de plomo como venganza. 



El uso de este recurso, hacía que regresar sobre nuestros pasos si íbamos demasiado confiados. Acabásemos con despanzurrados por los nuevos enemigos que habían recuperado posiciones en el escenario ya reconocido. De esta manera siempre mantenernos alerta y en tensión.


Por lo demás el juego es intachable, el diseño de los escenarios muy logrado. Desde el castillo de Wolfenstein, pasado por las bases ultra secretas o las tenebrosas catacumbas llenas de insaciables muertos vivientes. A pesar de tener ciertos toques sobrenaturales, el juego esta centrado en disparar a todo lo que se menee. En algunos momentos podemos desplazarnos de manera sigilosa eliminando a nuestros enemigos sin alertar a nadie. Algo realmente necesario en los modos de dificultad más elevados, donde los nazis demuestran tener una puntería endiablada y el daño de sus disparos es considerablemente más elevado con lo que evitar tener que abatir a más de dos soldados a la vez es algo a tener muy en cuenta. Aunque eso no significa que en algunos momentos podamos disfrutar de situaciones donde poder disparar a discreción dejando tieso a todo enemigo que veamos.



Algo que poco a poco iré añadiendo es la parte del multijugador, al tratarse de juegos tan antiguos, esta posibilidad queda completamente descartada. Normalmente debido a la falta de jugadores y de servidores que aun se encuentren operativos. Por lo que por ahora solo puedo decir que el juego tenía su propia versión multijugador, imagino que heredado del Quake III Arena. Pero no funciona así no puedo hablaros sobre él. Baste decir que lo tiene y punto.


Ahora llega el momento de los apreciados truquillos.


De nuevo, tengo que decir que gracias a una gran jugabilidad y diseño, el uso de dichos trucos resulta innecesario, es más creo que mejor que los trucos se necesita una guía de donde se encuentra los enrevesadillos secretos del juego.


Pero eso significaría tener que hacer una entrada demasiado larga así que os dejo los trucos y añadiré un enlace a una de las páginas de mejor calidad donde podréis encontrar una guía detallada de donde hay que buscar esos secretos.

Primero de todo debemos modificar el acceso directo que el juego ha creado en nuestro escritorio. De nuevo volveré a explicar el proceso detalladamente, porque la verdad es que esto no es tan sencillo como parece.

Sacamos las propiedades del acceso directo haciendo un clic con el botón derecho del ratón sobre el icono. En la pestaña de acceso directo, buscamos el campo llamado Destino.

En este campo veremos la dirección donde se encuentra instalado el juego entre comillas. Nos vamos al final y fuera de las comillas, dejando un espacio entre ellas y lo que vamos a escribir. Ponemos lo siguiente:

+set sv_cheats 1

Si lo habéis hecho correctamente, podréis pulsar el botón aplicar y después el botón aceptar.

Ahora ya solo tenéis que ejecutar el juego con el acceso directo y tendréis activado la posibilidad de meter los códigos en la consola de comandos del juego (solo lo que está en negrita).

Para acceder a la consola de comandos mientras estáis en el juego, se utiliza la tecla (ª) en un teclado de distribución en castellano.

/god = Te hace invulnetable.

/notarget = Impide a los enemigos atacarte.

/noclip = Puedes atravesar las paredes y volar.

/give all = Te da todas las armas y municiones.

/give ammo = Rellena toda la munición de todas las armas.

/give health = Recupera completamente tu salud.

/give stamina = Recupera toda tu energía.

/nofatigue = No pierdes energía.

/spdevmap = Permite ir al cualquiera de los mapas del juego. Para ello debemos escribir este código dejando un espacio y seguido el nombre del mapa.

Los nombres de los mapas os los dejo aquí (ojo, que dan muchas pistas del argumento del juego):

Misión 1: Rumores Inquietantes.

ESCAPE1
ESCAPE2
TRAM

Misión 2: Secreto Oscuro.

VILLAGE1
CRYPT1
CRYPT2
CHURCH
BOSS1

Misión 3: Armas de Venganza.

FOREST
ROCKET
BASEOUT
ASSAULT

Misión 4: Designios Mortales.

SFM
FACTORY
TRAINYARD
SWF

Misión 5: El Patio de Recreo de Calavera.

NORWAY
XLABS
BOSS2

Misión 6: Compromiso de Retorno.

DAM
VILLAGE2
CHATEAU
DARK

Misión 7: Operación Retorno.

DIG
CASTLE
END

En el enlace que os dejo a continuación os llevará a una de las mejores webs dicadas a Return to Castle Wolfenstein. La única pega es que se encuentra en inglés, algo que puede resultar una complicación. Pero por suerte, para lo que se refiere a los secretos, estos señores acompañan cada uno de los secretos con una imagen de la zona misma donde se encuentra. Y si te lo estas jugando resulta fácil comprender que es lo que hay que hacer o como mínimo hacerte una idea de donde esta la zona secreta y poder acceder a ella por nuestros medios.


http://www.planetwolfenstein.com/sp/secrets/


Por supuesto la página también tiene una guía y en ella también se pueden ver los trucos que yo he dejado más arriba.



Ahora llega la mejor parte de mi aporte y la razón de porque empecé este blog hace ya unos años. Explicar lo que he experimentado jugándomelo. Como ya dije, el juego original Wolfenstein 3D resultó ser uno de los juegos más divertidos que había jugado en PC. Yo por aquellos años, era un incondicional usuarios de mi querido Commodore Amiga 500 y los juegos con el estilo de Wolfenstein 3D no existían. Lo máximo que se le aproximaban eran unos cuantos juegos de rol en primera persona tales como: Bloodwych, Dungeon Master, Ishar y juegos por el estilo pero sin la acción desenfrenada de los juegos que posteriormente adoptarían el sombre de juego de disparos en primera persona (First Person Shooter o shooters como se los conoce actualmente).


Aunque la realidad es que solo cuando llego el impresionante Doom (si, he dicho impresionante, a principios de la década de los noventa es juego era una verdadera pasada) decidí dejar atrás a mi amigo de infinidad de horas de diversión y adentrarme en el perverso mundo de los compatibles, con su carrera desenfrenada de ampliaciones de hardware y su mediocre capacidad sonora (solo gracias a mi inversión bastante elevada en una Sound Blaster Awe 32, logré obtener el sonido casi semejante a mi Amiga 500).



Pero ya me he ido por las nubes, como decía, Wolfenstein 3D resulto realmente atractivo y divertido, pasaba horas jugándolo en ordenadores de amigos (creo que este fue el causante de unos cuantos suspensos en mi época estudiantil). Por lo que cuando he tenido la suerte de poder jugar Return to Castle Wolfenstein, ha sido como rememorar aquellos años. El juego es todo un homenaje a su predecesor, tiene zonas secretas que tenemos en encontrar (algo que ya casi ha desaparecido en la mayoría de juegos de disparos, por la mala influencia de los COD), se sigue manteniendo el uso de los botiquines y de platos de comida (aunque esta vez no están por lo suelos y ya no comemos la comida para perros, imagino que para evitar críticas morales). Los mapas son relativamente grandes y algunos (principalmente las instalaciones secretas) tienen cierto toque de laberinto de los años en que los juegos de disparos aun tenían reminiscencia de los juegos de rol que los inspiraron (otra cosa perdida con la saga COD) y además la inclusión de criaturas sobrenaturales hace que en cierto modo también te estuvieses jugando un Doom. En la época que salió RTCW habían rumores de que ID Software tenía pensado sacar el Doom de nuevo, pero después del éxito cosechado con Quake III Arena, parecía poco probable que a corto plazo retomase la saga que los catapultó a la fama.


Por supuesto, yo ya sé que Doom III salió y además lo tengo en mi estantería esperando su momento para ser jugado. Por lo que la experiencia de Doom no es tan cercana, aunque si es como haber jugado un previo a lo que ID me tiene reservado cuando llegue su momento.



En definitiva, he disfrutado muchísimo con Return to Castle Wolfenstein. Ha sido como volver a los años donde los juegos de disparos combinaban todavía la antigua concepción de su naturaleza y además añadía una historia bien llevada (algo que tenemos que agradecerle a Unreal y Half Life, aunque a mi parecer más al segundo que al primero, pero solo es una opinión personal) y donde conseguir ese equilibrio resulta bastante complicado (no es tan sencillo como uno puede llega a creer). Después el hecho de que al final te saque las estadísticas diciéndote que te has dejado secretos hace que antes de salir te pasees por todo el mapa buscado los endiablados lugares ocultos lo cual, despierta recuerdos de un ayer mejor (o eso se dice, ¿no?).


La experiencia ha sido buena, no impresionante debido al paso de los años, pero si lo miro con la mentalidad del año en que salió, el juego resulta muy atractivo gráficamente y la jugabilidad bastante buena. Rememorar un estilo de juego que hoy en día casi está extinto, es una gran experiencia.