jueves, 22 de mayo de 2014

Baldur's Gate II Shadows of Amn. Si, si, una historia muy buena pero laaaarga y se hace aburriiida.





La verdad es que no entiendo el porqué de continuar con el nombre de la ciudad de Barlur’s Gate en un juego que en absoluto tiene nada que ver con dicha ciudad y la única relación con lo allí acontecido en el primer Baldur’s Gate es el hecho de que seguimos teniendo como protagonista a uno de los hijos de Baal. Sí, es verdad que tenemos muchos de los personajes que aparecieron en el primer juego. Pero a mi parecer el uso del título es meramente una burda medida comercial. Ya que tras el abrumador éxito del Baldur’s Gate, temieron no obtener las mismas ventas si este nuevo juego se hubiese llamado directamente las Sombras de Amn como su subtitulo lo indica.





En definitiva, como uno puede hacerse a la idea después de leer este primer párrafo, acabo de terminarme el Baldur’s Gate II, Sombras de Amn. Y la verdad es que se me ha hecho eterno, todo ello principalmente al hecho de que la historia a mí parecer se queda eclipsada por la infinidad de tramas secundarias que puebla el juego. Haciendo que poco a poco vayamos perdiendo el interés por la historia principal, unido a continuos viajes para tratar de solventar las historias adicionales que se nos ofrecen. Imponiéndose poco a poco la imperiosa necesidad de tratar de solventar todos los problemas que acontecen en el juego y vernos obligados a viajar de aquí para allá hasta perder completamente el hilo del porqué estamos metidos en todo este nuevo berenjenal. 


Registros de las Sombras de Amn


No es que yo sea un experto en las novelas basadas en el mundo de Reinos Olvidados. Siendo inadecuadamente sincero no he leído más de seis o siete novelas de este escenario de campaña de Advanced Dungeons&Dragons. Y por desgracia la mayoría de sus historias a mi parecer no es que resulten extremadamente épicas y conmovedoras, incluso la saga del Valle del Viento Helado (una de las más conocidas y la primera que dio a conocer al famoso elfo drow Drizzt Do’Urden) acaban dejando un ligero sabor amargo de decepción.


Pues esto mismo sucede con la segunda parte del Baldur’s Gate, la historia a mi parecer en un principio no logra resultar demasiado impactante, pues nos lleva a la ciudad de Athkatla situada en la región de Amn. Se trata de una de las ciudades estado más importantes de la región pues Amn a pesar de ser un reino y no existe una homogeneidad entre sus habitantes como país.


La cuestión es que tras acabar teniendo que salir por patas de la ciudad de Baldur’s Gate, nuestro pies se dirigen hacia el sur y una noche somos atacados por sorpresa. El combate debería haberse decantado a nuestro favor (tanto si hemos reutilizado nuestros personajes del Baldur’s Gate, como si no, contamos con un grupo de nivel 7, más que suficiente para partirle los morros a cualquier desaprensivo que trate de hacernos daño) pero por alguna razón somos incapaces de defendernos y todo se vuelve oscuro.



Cuando de nuevo despertamos descubrimos que estamos encerrados en unas frías mazmorras, y que esta son propiedad de un extraño sujeto llamado Irenicus. Este tipo parece que sabe bastante sobre todo el asunto de los innumerables hijos de Baal y de manera críptica me deja claro que tiene la capacidad para utilizar el poder latente de mi alma para sus fines (la verdad es que de nuevo la cosa se repite, todo el mundo parece saber más que nosotros sobre el follón montado por Baal).


Bueno, como cabe esperar, no vamos a quedarnos aquí encerrados, ya que el juego se volvería aún más aburrido si cabe. Por lo que lograremos escapar y tras una fuga realmente espectacular descubrimos que hemos ido a parar a la ciudad de Athkatla. Nos encontramos en una gran plaza, parte de ella destruida debido a nuestra fuga, teniéndonos que enfrentar a Irenicus (dado que es el malo de la historia y que va a ser el enemigo final, y no estoy destripando nada porque está claro desde el principio) aparecen unos cuantos magos pertenecientes a la secta de los Magos Rojos de Thay y se llevan a Imoen y a Irenicus. Dejándonos empantanados en el problema de que todos los indicios nos hacen responsables de la destrucción de una parte pintoresca de Athkatla.



A partir de este momento comienza (por fin) nuestro periplo para tratar de rescatar a Imoen de las garras de esos magos. Pronto descubrimos lo dicho anteriormente se trata de Magos Rojos, los cuales parecen tener un acuerdo con el gobierno de Athakatla para encerrar a todo mago sea sospechoso de causar problemas en la ciudad. Mientras llevamos a cabo esta misión que podríamos considerar la primera parte de la historia (aunque esta requiere de tres de los siete capítulos en los que está dividido el argumento del juego) nos veremos obligado a llevar a cabo multitud de misiones secundarias que poco a poco van llevándonos por el camino que necesitamos para rescatar a nuestra amiga Imoen.


Lo mejor de todo esto, es que nos veremos envueltos en la trama que envuelve los bajos fondos de la ciudad de Athakatla, y con ello la entrada triunfal en la historia de una perversa vampira llamada Bodhi que va a tener realmente bastante peso en la historia.


Lo bueno de la historia de Sombras de Amn es que cuenta con algunos giros argumentales bastante interesantes y sorprendentes, pero por desgracia a mi parecer para mal. Y no es que sean malos, pues están muy bien desarrollados. Pero creo que a estas alturas de la historia, teniendo un personaje que se supone que tiene las capacidades de un dios (malvado, pero a fin de cuentas un dios) nos encontramos con antagonistas demasiado mortales y con pretensiones demasiado previsibles.



Lo que voy a contar ahora revela partes argumentales muy importantes por lo que todo aquel que no quiera que le destripen la historia debería de saltárselo.


El malo de la historia es Jon Irenicus y que hace muchos años fue conocido por le nombre de Joneleth, el cual resultó ser un poderoso mago elfo de Suldanessellar (un reino élfico en los bosques de Tethir) y que trató de ganarse un puesto entre los dioses drenando el poder el Árbol Élfico de la Vida. Este terrible acto no lo hizo solo, pues estaba acompañado por Bodhi su hermana (también elfa), la cual al igual que Joneleth ansiaba el poder deíctico. Por supuesto la cosa no les salió bien, fueron detenidos y condenados a una longevidad reducida como si de un humanos se tratase (que para un elfo es un terrible castigo, y es que no hay nada más racistas que un elfo). Y tras eso, sus jueces tienen la genial idea de soltarlo al mundo exterior y exiliarlo de su reino en Suldanessellar. La verdad es que lo elfos nunca han demostrado especial inteligencia en esto de ver las consecuencias de sus actos a largo plazo (contando con que son una raza extremadamente longeva y que todas sus tonterías normalmente suelen acabar explotándoles en sus bien perfiladas narices). Pero era de esperar que si coges a un mago muy poderoso, simplemente te limitas a reducirle la esperanza de vida y después lo dejas suelto por un mundo con todo su poder y conocimiento no es de extrañar que tarde o temprano encuentre la forma de conseguir la inmortalidad o por lo menos alargar su existencia tanto o más que cualquier elfo (vamos estamos hablando del mundo de Reinos Olvidados, donde campan a sus anchas hechiceros inmortales como el señor Elmiste, La Simbul o un tal Cyric el cual por su propia mano ascendió a dios. Pues cualquiera (menos un elfo) se da cuenta que tarde o temprano el tipo al que has molestado va a volver para patearte tu lindo y delicado trasero élfico.


Así que cuando Irénicus logra obtener el poder necesario (obtenido tras robarnos la parte de nuestra alma que pertenece a Baal) pues decide que ya va siendo hora de decirle a sus amigos élficos unas cuantas verdades y de camino completar lo que no pudo hacer antes de que fuese exiliado.


Aquí ha terminado el destripamiento de la historia, por lo que todo el mundo puede seguir leyendo sin problemas.


Hermosos paisajes de la Costa de las Espadas


Todos aquellos que en su momento jugaron al Baldur’s Gate original ya probaron las capacidades gráficas que el juego mostraba el Infinity Engine que Bioware desarrolló para sus primeros juegos de rol basados en el mundo de los Reinos Olvidados. Y la verdad es que para su época lograban una verdadera calidad gráfica donde podíamos apreciar escenarios prerenderizados con un elevadísimo nivel de detalle junto con unos personajes realmente bien diseñados. Permitiendo un despliegue de variedad de monstruos y criaturas de todo tipo y tamaño con gran lujo de detalles a la vez de poder disfrutar de paisajes realmente hermosos y bien diseñados.



Tras haber probado juegos que han utilizado una técnica parecida (especialmente el Fallout) realmente se aprecia una considerable superioridad gráfica en el motor creado por Bioware.  Teniendo la capacidad de crear escenarios realmente grandes donde podemos disfrutar de grandes edificaciones y representaciones de la esplendorosa ciudad de Amn.


Otra de las grandes cualidades es la personalización de los personajes, los cuales veían su aspecto modificado a medida que cambiaban su atuendo con nuevas armaduras, yelmos o capas.


Por si esto no fuera suficiente, además nos encontramos con que el juego representa de manera extraordinaria (como ya lo hizo en su primera parte) los espectaculares efectos de luz cuando se desencadenan los hechizos y conjuros dando aún más espectacularidad a todo el conjunto.


Si esto no parece suficiente, otra de las grandes virtudes que el motor de Bioware hacía gala, era la posibilidad de mostrar enemigos de gran tamaño, tales como dragones o gigantes y de esta manera poner en escena épicos combates donde podíamos sentir la inmensa presencia de dichos adversarios.



Por supuesto, todo ello debe de ser contemplado con los ojos de aquellos años en los que el juego vio la luz. Posiblemente, cualquiera que hoy los contemple, pesaría que se trata de unos gráficos realmente mediocres, pero en aquellos años, resultaban realmente sorprendentes especialmente con la llegada del Baldur’s Gate II Shadows of Amn, que permitió a los usuarios poder utilizar la resolución de 800x600 en vez de los 640x480 del primer juego. Por suerte, la versión que yo he disfrutado, ha sido modificada o mejor dicho readaptada para tiempos más modernos y nos da la posibilidad de jugarlo a 1280x960 con lo que gracias a una resolución algo mayor podemos apreciar los detalles con más definición.


El relajante arrullar de las olas


Posiblemente esta sea la mejor parte del juego, pues cuenta con una banda sonora digna épica y que logra en todo momento un nivel de inmersión en el juego realmente grande.


De igual manera, los efectos sonoros son realmente buenos, tanto en el sonido ambiente como en el momento de las batallas. Destacando especialmente los efectos de los conjuros al ser lanzados por los magos o la desencadenarse sus efectos.



Como el juego se encuentra completamente traducido al castellano y gracias a que el primer Baldur’s Gate obtuvo un gran éxito de ventas en España, Interplay volvió a recurrir a Virgin Play la cual, apostó de nuevo por tráelo totalmente doblado a nuestro idioma. Si es cierto que algunos doblajes dejan bastante que desear y las voces muchas veces resultan repetitivas. Pero en conjunto resultó un trabajo bastante bueno y lo más importante de todo, permitir que cualquier aficionado pudiese disfrutar de uno de los grandes juegos de rol de aquellos años sin verse lastrado por el hándicap del idioma.


Blandiendo nuestra espada


Por desgracia o por suerte, siempre me ha fastidiado enormemente dejar que el ordenador decida las tiradas al azar. Y ya en el Baldur’s Gate sufrí la sospechosa suerte de los enemigos. Pero antes de esto quizás debería de explicar cómo funcionan los Baldur’s Gate. En teoría, estos juegos han adaptado las reglas de los juego de rol de mesa en los que se basaban, que no eran otros que Advanced Dungeons & Dragons. Aunque es cierto que el primero respeta bastante más las reglas originales, Baldur’s Gate II casi mantienen la misma estricta adaptación. Es por ello que todos los combates y casi toda situación donde se pone a prueba las habilidades y capacidades de nuestros personajes, PNJ y monstruos, se lleva a cabo mediante una tirada virtual de dados que el ordenador calcula instantáneamente. Hasta aquí, todo funciona de maravilla, especialmente cuando se trata de tus tiradas, pues algunas tienen éxito, otras fallan, y algunas veces obtienes éxitos críticos o fracasos críticos (alias pifias). Pero la cosa no parece funcionar con el mismo rasero cuando se trata de PNJ o monstruos. De tal manera que sus tiradas sospechosamente siempre resultan ser extremadamente altas. Normalmente si tu estilo de juego es el de ataca a todo bicho viviente y no te plantees estrategias muy elaboradas, pues no te enteras o por lo menos no llegas a sospechar que el juego te haga muchas trampas. El problema llega cuando eres de esos jugadores que le gusta sacar partido a determinados conjuros los cuales resultan extremadamente efectivos y son capaces de acabar un encuentro en pocos segundos. Por desgracia la mayoría de dichos conjuros requieren de una tirada de salvación que en caso de superarse anulan completamente sus efectos. Y casualmente, cuando utilizas estos conjuros contra determinados PNJ o monstruos, estos tienden a sacar tiradas elevadas que anulan completamente dichos conjuros. Por lo que al final acabas dejando de lado todo conjuro que no sea de ataque. Lo malo es que esta misma regla se aplica de manera inversa a nuestros personajes, los cuales poco importa si la tirada de salvación requiere mucha o poca puntuación, lo normal es que no la superes y te veas afectado por conjuros que tú simplemente has dejado de lado al saber de su completa inutilidad contra los enemigos.


Otra de las virtudes de la que hacía gala el juego era de la pausa táctica (algo novedoso en su momento) la cual nos permitía detener el juego, evaluar la situación y tomar las medidas oportunas para adaptar la posición de nuestros personajes y dar las órdenes oportunas para dicho momento. Pero de nuevo aparecen los claroscuros, las intenciones son buenas, pero la inteligencia artificial de nuestros personajes deja bastante que desear (yo a veces he llegado a dudar de que realmente tengan alguna), reaccionando demasiado lentamente a las órdenes o eligiendo caminos absurdos haciendo que nuestra decisión antes dada resulte aún más desastrosa. Por lo que al final, normalmente acabamos utilizando la pausa táctica para detener el juego y tratar de sacar al personaje que peor estado de vida tenga, mientras rezamos para que el personaje lo haga de manera rápida y sin quedarse atascado o eligiendo la peor ruta posible.


Igualmente, a pesar de todos estos errores, la jugabilidad es realmente grande. Hay que reconocer que Bioware logró adaptar el sistema de juego de los libros de mesa a los juegos de ordenador de manera magistral. El sistema de combate está perfectamente adaptado y en algunos momentos llegas a creer que te encuentras sentado en una mesa junto a cinco amigos enfrentándoos a las infinitas aventuras que os plantea el Dungeon Master (aunque en este caso sea un DM con mucha suerte en sus tiradas).



Otro de los factores que realmente incrementan la jugabilidad es el elevadísimo numero de objetos mágicos, pergaminos y conjuros que el juego pone a nuestra disposición. Por supuesto hay objetos insustituibles que una vez entran en nuestro inventario jamás lo vuelven a dejar, pero otros nos permiten ir modificando nuestro grupo según las necesidades del momento.


Atajos hacia la victoria


Llegamos al momento de las trampas, como en la mayoría de mis análisis, de nuevo soy reticente a recomendaros el uso de códigos o trucos. Especialmente en juegos como este donde la dificultad puede ser adaptada según lo complicado que encontremos la situación. Pero como una de las grandes pegas del juego es que se hace eterno, comprendo a aquellos jugadores que con el tiempo pierdan su paciencia.


Para mi sorpresa, los trucos son semejantes a los aplicados para el Baldur’s Gate original, por lo que si ya los usasteis en el primero en el segundo es ídem de lienzo. Pero por si acaso, lo volveré a poner.


Lo que primero que hay que hacer es editar el archivo “Baldur.ini”, el cual lo encontrareis en la carpeta donde halláis instalado el juego. Haced una copia de seguridad del mismo, por si las moscas.


Una vez dentro (lo podéis editar con el bloc de notas de Windows) tenéis que buscar la sección donde ponga “[Game Options]” y añadir la línea “Cheats=1”, poniendo las mayúsculas y todo.

Guardáis el archivo y a partir de este momento cuando estéis en el juego si pulsáis a la vez las teclas CRLT+TAB se activará la consola de trucos. Donde podréis escribir los códigos de trucos que ahora indico.


Para ganar experiencia para todo el grupo:

CLUAConsole:SetCurrentXP(número)

Para activar algunos trucos:

CLUAConsole:EnableCheatKeys()

A partir de este momento si pulsamos la siguiente combinación de teclas da el resultado que le sigue.

CTRL+1 : Cambia el dibujo de la armadura del personaje
CTRL+2 : Fundido de pantalla en negro
CTRL+3 : Fundido de pantalla normal
CTRL+4 : Ilumina los objetos interactivos de la pantalla
CTRL+6 : Cambia el dibujo de tu personaje, al siguiente que hay en la lista
CTRL+7 : Cambia el dibujo de tu personaje, al anterior de la lista
CTRL+8 : Ilumina las cajas de texto de la pantalla
CTRL+9 : Ilumina los "sprites"
CTRL+A : Realiza una animación del "sprite"
CTRL+B : Visualiza la última secuencia de video
CTRL+C : Pasa al siguiente personaje
CTRL+D : Presenta unos números ¿?
CTRL+F : Vuelve al caracter
CTRL+J : Teletransporte al lugar donde tengas situado el cursor
CTRL+L : Información sobre la posición
CTRL+M + Intro : Debug
CTRL+S : Selecciona una animación del "sprite"
CTRL+X : Información sobre la posición (mayor)

heats:TheGreatGonzo() -- Invoca 10 gallinas asesinas que lucharán contigo.
Cheats:FirstAid() -- Crea 5 pociones de curación, 5 de neutralizar veneno y un pergamino de piedra a carne.
Cheats:Midas() -- Recibes 500 mo.
Cheats:CowKill() -- Si estás junto a una vaca, crea un conjuro de "vaca mortal".
Cheats:DrizztAttacks() -- Invoca a Drizzt para que te ataque.
Cheats:DrizztDefends() -- Invoca a Drizzt para que te ayude.
Cheats:CriticalItems() -- Presenta los objetos críticos del juego.
Cheats:Hans() -- Mueve a tu personaje a la posición donde tengas el cursor, rápidamente.

Para obtener algún objeto.

CLUAConsole:CreateItem("código",número)

La lista es realmente extensa, y no sería adecuado ponerla aquí por lo que os dejo el enlace donde la podéis descargar sin problemas y de nuevo gracias a los chicos de Dlan. Una cuestión adicional, la lista está en inglés pero con un poquito de paciencia podréis descubrir cual es el objeto que necesitáis.


Para hacer aparecer alguna criatura específica:

CLUAConsole:CreateCreature("código")


Para obtener oro:

CLUAConsole:AddGold(número)

Muestra todo el mapa explorado:

Cheats:ExploreArea()

Te transporta a unas determinadas coordenadas del juego:

CLUAConsole:MoveToArea("ARXXXX")

Para conocer las coordenadas pulsar la tecla L y dicha coordenada sustituye a las XXXX en el código.

Cambia el clima del juego:

CLUAConsole:SetWeather(número)

Dónde:

0 es sin cambios meteorológicos.

1 es lluvia

2 es nieve.

Con esto tened por seguro que os va a resultar extremadamente sencillo superar todas y cada una de los retos que el juego pondrá en vuestro camino.


Conclusiones del viaje


Esta es quizás la mejor parte o por lo menos la que más me gusta. Pues en ella recojo todas las impresiones y experiencias obtenidas durante el juego.


Como ya he dicho en un principio el juego me ha parecido malo. Ante esta frase dilapidaría es más que probable que salga de vuestra boca una blasfemia ante mi dudoso gusto.


Pero la verdad es que Baldur’s Gate Shadows of Amn me ha resultado excesivamente largo, rebuscado y aburrido. El argumento principal a mi parecer es demasiado previsible y carente de originalidad. Reducirlo todo a una miserable venganza y para ello tener que utilizar a un hijo de Baal, y ni siquiera eso, solo somos partícipes de la historia por tener parte del alma de Baal, realmente da igual quién hubiese sido. Para después todo reducirse a tener que perseguir a Irenicus por toda la región mientras vamos solucionando problemas locales que muy bien podrían haberse resuelto con la intervención de cualquier otro protagonista.


Si es verdad que lo mejor del juego es la posibilidad de viajar al Infraoscuridad y poder hacer una corta visita a una de las ciudades más importantes del oscuro mundo que recorre los intestinos del Faerûn. Pero con tanto viaje de un lado para otro al final acabas hasta el copete. Después está lo lento que va desenrollándose el ovillo de la trama principal, los primeros cuatro capítulos son demasiado largos, y los tres restantes van a marcha forzada. Me recuerda a muchos libros donde el escritor se pasa el tiempo alargando la historia para después comprender que solo le quedan cien páginas para llegar al desenlace de la misma y de repente todo empieza a desencadenarse demasiado rápido.


Por supuesto, otra de sus grandes cosas es que permite a los que somos aficionados a los juegos de rol de mesa, poder jugar y disfrutar de las mismas reglas que tantas tardes han controlado la vida de nuestros personajes. Aunque siempre se echa de menos el ser nosotros mismos los que lancemos los dados que determinarán el destino de nuestro alter ego fantástico.


Tras habérmelo terminado, voy a proceder a jugarme la ampliación el Trono de Baal. Aunque después de una experiencia poco gratificante con Sombras de Amn, temo que si no continúo el juego, quedará aparcado y nunca lo volveré a retomar. Es muy difícil que vuelva a recaer en este juego y pocas probabilidades (sino nulas) de que mi interés o mis ganas me pidan volver a jugarlo.


Baldur’s Gate Shadow of Amn Enhanced Edition



Pues si, como ya comenté en Baldur’s Gate, Atari ha decidido recuperar uno de sus grandes viejas glorias, darle un lavado de cara y de camino según dicen mejorar aquellas cosas que no funcionaron correctamente en el original (en mi opinión lo que habría que haber cambiado es la historia, pero claro entonces hubiese dejado de ser Shadows of Amn).


Como en el caso de Baldur’s Gate Enhanced Edition, las mejoras a mi parecer solo son gráficas, quizás algunas nuevas líneas argumentales (¿más aún? que horror) y por supuesto la posibilidad de que funcione en sistemas operativos actuales (léase windows 7, 8 y el terrible Vista).



Además la posibilidad de que funcione también en tabletas y móviles basados en IOs o Android hace que pueda ser atractivo para todo aquel que desee tener en su dispositivo móvil un juego de gran calidad o para aquellos que son demasiado jóvenes para haber podido tener la posibilidad de jugar a uno de los juegos de rol más emblemático de principios de siglo (aunque yo no esté de acuerdo con tal afirmación).